¿A qué edad debo llevar a mi hijo a su primer control de ortodoncia?

Esta es una de las inquietudes más frecuentes de los padres y la respuesta no es tan sencilla ya que depende de diversos factores.

 

Dentro de los factores de los que depende es el tipo de crecimiento esqueletal de su hijo. Existen tres tipos esqueletales :

Clase I: donde el crecimiento de los huesos de la cara es armónico, existe un crecimiento equilibrado entre maxilar(paladar) y mandíbula(pera).

Clase II: también llamados “conejitos”, donde el maxilar crece más que la mandíbula, asociados también a malos hábitos.

Clase III: donde la mandíbula crece más que el maxilar, llamados “papiches”.

Asociado a éstos está el factor herencia: esta tendencia de crecimiento no siempre se nota desde pequeño por eso es importante llevar a su hijo a un control temprano cuando el niño tenga parientes cercano con características del tipo II y III.

Otro factor es la presencia de malos hábitos, dentro de éstos, los más frecuentes son succión digital(chuparse el dedo) y respiración bucal, que si no son eliminados oportunamente pueden terminar en una alteración esqueletal irreversible.

En estos tres factores antes nombrados requieren un control temprano, idealmente entre 4 y 6 años, ya que en estos casos el profesional busca guiar y redireccionar el crecimiento de los huesos y eliminar el mal hábito.

Un tercer factor es la erupción del canino. Si su hijo no presenta alteración del crecimiento esqueletal (clase I), hay que fiscalizar la erupción del canino (“colmillo”). Este diente es el último en erupcionar y por esta razón a veces causa muchos inconvenientes. Una edad obligada para llevar a su hijo a control con el ortodoncista es entre 8 y 9 años para controlar radiográficamente la posición del canino y su correcta erupción.

Este diente al ser el último en aparecer si no tiene espacio puede tomar caminos inesperados que pueden terminar “comiéndose” otro diente o quedándose a medio camino.

Resumen

En términos generales, los padres deben llevar a sus niños a control en una etapa temprana, entre 4 y 6 años, si tiene alteraciones de crecimiento de huesos o malos hábitos y/o una edad oportuna obligada, entre 8 y 9 años, asociada al control de evolución de erupción del canino.

1
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by